Sobre el mal manejo y las malas medidas del gobierno frente a la crisis sanitaria.

Voces Militantes

Por Tamara González ,

 militante de Izquierda Guevarista de Chile.

16 de Abril 2021.

Podemos evidenciar el significativo aumento de casos diarios de contagios por covid y, durante estos días, nos hemos visto enfrentades a las cifras más altas de lo que va de la pandemia, a pesar del gran número de personas vacunadas, esto aún no se refleja  en las cifras de contagios que se reportan a diario. Aquí entra un todo en el juego frente al mal manejo de información y acción por parte del gobierno, quienes sin duda ponen por sobre nuestras vidas el mantenimiento de su sistema económico y sus ingentes ganancias, siempre somos las y los pobres quienes pagamos las consecuencias. 

Podríamos partir mencionando lo mal que se ha manejado comunicacionalmente el “Plan de acción coronavirus”, dentro de este se lanzó hace un tiempo la campaña “Yo me vacuno”, comenzando el proceso de vacunación con la población que se considera de riesgo y quienes cumplen funciones esenciales. Ha resultado sumamente claro  un conjunto de cosas que se han hecho mal desde un principio, partiendo por esclarecer y definir de mejor manera los reales grupos de riesgo, cuestión más que obvia pues ya llevamos más de un año de pandemia. Hay una serie de investigaciones que dan cuenta respecto a cuál es la población que se ha visto gravemente afectada (quienes han presentado complicaciones más graves con el virus). Precisamente, estos grupos, deberían haber sido una de las prioridades en la vacunación. A lo anterior,  se suma la falta de políticas claras de información dirigidas hacia la población, respecto a las implicancias de la vacuna. También, cabe agregar, la falta de acceso a la información sobre qué vacunas están disponibles, a cuáles podemos acceder, cuáles son sus implicancias y, lo más importante, en qué medida nos va a proteger la vacuna (cuales son sus efectos, cuanto tiempo se estima podría estar activa en nuestro sistema, cuando habría que volver a vacunarse, etc.). Es sumamente claro que no hay información, o no es lo suficientemente clara. La gente se encuentra confundida y reaccionando ante lo poco que le llega de algún u otro lado. Un gobierno, en un proceso así de importante como el que estamos atravesando, debería mínimamente asegurarse de entregar la mayor seguridad e información que pueda a la población, cerciorándose que los procedimientos se están cumpliendo a cabalidad en los locales establecidos y que todo lo que conlleva se realice de la mejor manera posible. Un criterio mínimo, por ejemplo, sería que cuando una persona asiste a realizarse el procedimiento se le entregue un informativo de lo que se le está administrando, además de los cuidados posteriores, esclarecer que la vacuna no significa inmunidad y por ende debemos seguir manteniendo los mismos cuidados para evitar un posible contagio y propagación del virus, algo que no queda totalmente claro, es que la vacuna solo nos puede ayudar a que si nos vemos enfrentados al virus este sea menos agresivo y podría evitarnos complicaciones mayores, en ningún caso nos hace inmunes a él, pero nada de esto ocurre, quienes deberían estar a cargo de informarnos, no lo hacen.

Podemos continuar con las medidas que han determinado sobre lo que es esencial y lo que no y qué insumos podemos adquirir en fases de cuarentena, en donde han surgido varias prohibiciones de cosas a las que podemos acceder. Hace unos días, en una primera instancia, quedaron fuera de este listado la ropa para bebes y la ropa para personas gestantes y artículos complementarios para realizar deportes, lo que generó una ola de críticas que terminaron por empujar al gobierno a tener que corregir esta medida y revertirla. Es incomprensible que no piensen estas cosas y terminan reaccionando ante las burlas y críticas por parte de la gente, ni siquiera debería pasar, poner por sobre el bienestar y las necesidades  el comprar alcohol o cigarrillos que sabemos interfieren importantemente en nuestra salud y aumenta la mortalidad antes que otras cosas e insumos que sí son prioritarios, hoy se revierte nuevamente la medida de que tipo de insumos se consideran como prioritarios, no nos sorprende en lo más mínimo el desordenado y mal accionar del plan, pues sabemos que el dinero de las grandes empresas siempre ha primado en las decisiones de este gobierno, decisiones improvisadas y sin fundamentos. 

Otra medida que causa problemas es el permiso de compras que se debe obtener mediante la comisaría virtual, ¿cómo lo hace un adulto mayor que no cuenta con acceso a Internet? Recientemente circuló por redes sociales un video de una persona de 100 años a la cual se le niega el acceso para comprar alimentos en un supermercado por no contar con el permiso de desplazamiento. No es tolerable que sucedan estas cosas, nuevamente vemos lo mal pensado del sistema, teniendo en consideración la realidad a la que se ve enfrentada la tercera edad, una realidad precarizada que se ve aún más afectada con la ineficiencia -y en sin sentido- de las políticas del régimen de Piñera. 

La franja “Elige vivir sano”, horario del bloque deportivo también no ha estado exento de críticas, pues se opta por un único horario de franja deportiva de 6 am a 9 am, del cual podríamos hacer mención de varios puntos que no juegan a favor con la actual crisis sanitaria por la que estamos atravesando, partiendo por el clima frío y la poca luz natural que hay en ese horario, además tenemos en conocimiento que el invierno trae consigo enfermedades respiratorias estacionales anexas al covid,  respirar aire más frío y seco afecta el funcionamiento óptimo del sistema inmune de nuestro cuerpo, además existen estudios actuales que determinan que mientras más bajas son las temperaturas, existen mayores probabilidades de transmisión del virus. No es menos grave que, desde el gobierno, el ministro de educación Raúl Figueroa salga exigiendo a los colegios que realicen un “esfuerzo” para que adapten el horario de ingreso a clases a este horario de bloque deportivo para que les niñes puedan ocupar ese horario en la realización de deporte. ¿De qué estamos hablando?, ¿quién elabora estas medidas?, poco serias y viables frente a lo que nos estamos enfrentando, pues hemos sido testigo de la cantidad de personas que salen y se aglomeran en lugares para hacer deporte, como es posible que no piensen en que atravesamos una crisis sanitaria que lo que menos necesitamos es exponernos a temperaturas bajas, a aglomeraciones de personas. En las poblaciones no existen necesariamente áreas verdes o espacios adecuados para realizar deportes. En estos tiempos es de suma importancia el recrearnos,  realizar actividades físicas, para nadie es sano estar en período de cuarentena encerrados en nuestros hogares durante todo el día, debería  ser un plan más elaborado, en el que puedan existir nuevos horarios de banda deportiva para desaturar el horario ya existente y que más personas puedan acceder a este horario libre, quienes se ven limitados por otras labores que se deben realizar al comienzo del día. Deberían habilitarse y existir un proceso de recuperación de espacios para la realización de deportes, teniendo en consideración la actual cantidad de comunas que se encuentran en fase 1 y el aumento significativo de la población con sobrepeso y obesidad durante la pandemia¹, lo cual influye directamente como un factor de riesgo, alcanzando de cuatro a seis veces más de riesgo de mortalidad por Covid-19². También se debe considerar que gran parte de la población pueda tener la facilidad de acceder al deporte, acompañado de otras cosas, como lo es la alimentación saludable, que sabemos que todo esto es difícil en los hogares que atraviesan la línea de la pobreza. 

Lo más cercano y accesible con lo que se cuenta es poder salir a correr, andar en bicicleta o realizar algún deporte al aire libre, pues no es la realidad de la mayoría de las familias el contar con máquinas para poder realizar ejercicios en casa, mucho menos invertir en estas, sabemos y conocemos la crisis económica a la cual se enfrentan miles de hogares en Chile, hay que facilitar y ayudar a mejorar la salud física y mental de la población, la cual se ha visto severamente deteriorada en esta crisis sanitaria.

Todo lo anterior se ve fuertemente marcado con las medidas económicas que ha entregado el gobierno para enfrentar la pandemia. Sin duda nos encontramos en el periodo más álgido, la recesión económica se siente fuerte en los hogares de nuestra clase, el anuncio de entrega de nuevos apoyos económicos mediante la red social de protección son insuficientes teniendo en consideración que la tasa de desocupación en Chile alcanzó un 10,3% durante el trimestre de diciembre del 2020 a febrero del 2021, según la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) la población que se encuentra fuera de la fuerza de trabajo aumentó a un 17,3%. Una canasta familiar, un bono económico de 100 mil pesos por cada habitante de la familia que llegará sólo al 53% de los hogares y que pone como traba el haber permanecido por lo menos 14 días en fase uno, lo cual se reduce en mayor medida si vives en una comuna con restricción sanitaria desde fase dos. Son medidas ineficientes.

La encuesta de Presupuestos Familiares del INE mencionó que el gasto promedio de un hogar entre 3 a 4 personas en Santiago para satisfacer las necesidades elementales, ronda en torno a $1 millón 400 mil pesos. El bono IFE que se entregará a una misma familia (si es que se cumplen con los requisitos) sería de 400 mil pesos en total y solo se entregaría por tres meses. Una reciente encuesta de la CEPAL, en Latinoamérica, menciona que 1 de cada 3 personas estarían en niveles de pobreza y 1 de cada 10 personas en pobreza extrema en la actualidad. En Chile aumentó a un 10,9% la tasa de pobreza. No hay medidas realmente efectivas por parte del gobierno para paliar la crisis que venimos viviendo, pues si no fuera por los dos retiros de fondo de pensiones del año anterior para muchos hogares hubiera sido imposible sustentar la crisis, el parlamento ha entregado salvavidas al gobierno que se cae a pedazos aprobando proyectos para que sea la clase trabajadora quien con sus ahorros previsionales pague la crisis, que por lo demás deja fuera a miles de familias que trabajan desde la informalidad y no pueden acceder a ninguno de los “beneficios” mencionados anteriormente. Las mujeres son quienes se vieron más afectadas por la pandemia, en este grupo se concentró la mayor pérdida del empleo formal e informal. Según datos entregados por el INE, en un año se perdieron aproximadamente dos millones de empleos y hasta el momento, se han recuperado solo casi un millón cien mil, de los 896 mil empleos que aún no se recuperan, 504 mil son de mujeres, las cifras son claras 95 mil mujeres no han vuelto a encontrar trabajo en el último año. Debemos sumar que además las familias han tenido un aumento considerable de gastos en los hogares en el último periodo, sumando gastos de conectividad, luz, agua, entre otras cosas, costos que siguen subiendo y sigue aumentando la inflación económica, todo esto se suma a las deudas que ya mantenían miles de hogares. Las cifras de morosidad llegaron a un peak de 5 millones de personas endeudadas.

Todo esto cuenta solo para nuestra clase, pues los ricos se han hecho más ricos durante la pandemia, podríamos mencionar que según el ranking publicado por la revista Forbes³, la cual analiza las fortunas de los más ricos del mundo, el patrimonio de la familia Luksic en marzo del año 2019 era de US$15.400 millones de dólares y en la actualidad ronda los US$23.300 millones de dólares. Lo sigue Julio Ponce Lerou, quien en el año 2019 contaba con un patrimonio de US$1.700 millones de dólares, en la actualidad su registro es de US$4100 millones, recordar que Ponce tiene como activo principal su participación en SQM, y no muy atrás se queda Sebastian Piñera y su familia, su fortuna se estima en US$2900 millones de dólares. Según lo analizado por la revista Forbes la fortuna de los millonarios chilenos llegó a un total de US $40.300 millones de dólares en plena pandemia y crisis económica. 

Ante estas cifras, queda en completa evidencia que somos las y los pobres, la clase trabajadora, quienes perdemos nuestros empleos, quienes tenemos que sobre-endeudarnos para pagar esta crisis, quienes nos hundimos en la pobreza, mientras los ricos solo siguen llenando sus bolsillos. ¿Seremos capaces de soportar más meses de pandemia sin medidas económicas efectivas, mientras observamos que el desempleo va en aumento, el costo de vida sube y a la vez  siguen subiendo los casos activos y muertes por el virus, y por otro lado aumentan las prohibiciones por parte del Estado en el “Plan paso a paso”?. Nuevamente nos vemos levantando redes de apoyo comunitario y territorial para ir en apoyo de quienes necesitan soportar y sobrevivir como se pueda a la crisis económica… Somos el pueblo ayudando al pueblo.

Hace un par de semanas se estableció un nuevo horario de toque de queda, acortando este hasta las 21:00 horas, lo cual nuevamente viene a dificultar el desplazamiento de miles de trabajadoras y trabajadores para retornar a sus hogares, los horarios de trabajos presenciales no se ven modificados lo que significa muchas veces considerar hasta dos horas desplazamiento. Todo lo contrario: nos acortan el funcionamiento de la locomoción colectiva, mientras nos persiguen y nos multan por no cumplir sus normas clasistas. ¿Realmente nos ayudan estas políticas -mal implementadas- de control del virus?. Pues no. En realidad, todo lo anterior, tiene por objetivo mantener el control sobre la población, mediante el despliegue de un Estado policial que busca mantener la paz burguesa. 

Por último, no se puede dejar de señalar que llevamos ya más de un año con toque de queda nocturno, medida que en realidad busca evitar y criminalizar la protesta popular que se mantiene activa en mayor o menor medida desde octubre del 2019. Esto queda claro cuando damos cuenta de la persecución a organizaciones territoriales que se levantan para superar y contrarrestar la crisis que atravesamos. El régimen burgués y su sistema político necesita proteger sus elecciones programadas, necesitan mantener resguardado lo poco y nada que les queda de gobierno, pues son conscientes que desde la revuelta popular se les viene cayendo a pedazos.

Por nuestra parte debemos continuar levantando espacios de organización popular y de control territorial; comedores populares, ollas comunes, comisiones de abastecimiento, redes de apoyos para mujeres, disidencias sexuales y de género, redes de crianza, de espacios más propicios para el deporte en las poblaciones, debemos cuidarnos entre todes y fortalecer los lazos de solidaridad dentro del pueblo. 

 

¹-https://www.uchile.cl/noticias/173299/especial-sobre-obesidad-la-otra-pandemia

-http://www.ipsuss.cl/ipsuss/analisis-y-estudios/niveles-de-obesidad-en-escolares-aumentan-durante-la-pandemia/2021-03-25/170137.html

² –latercera.com/paula/obesidad-la-otra-pandemia/

-https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7247450/

-https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212656720301657

³- https://www.forbes.com/billionaires/

-https://www.elmostrador.cl/mercados/2021/04/06/los-super-ricos-chileno-forbes-pone-en-ranking-al-presidente-pinera-y-destaca-aumento-de-fortuna-en-plena-pandemia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *